Cirugía de Hombro

El hombro es la articulación más flexible de su cuerpo. Le permite colocar y rotar el brazo en muchas posiciones hacia delante, a un lado y detrás de su cuerpo. Esta flexibilidad también le hace susceptible de lesiones e inestabilidad.

Entre las diferentes lesiones en el hombro destacamos:

Bursitis o tendinitis

Se debe a un uso excesivo del hombro en actividades repetitivas como natación, pintar o levantamiento de peso. Estas actividades causan un rozamiento y apretamiento (impingement) del manguito de los rotadores debajo del acromion y en la articulación acromioclavicular. Inicialmente estos problemas se pueden tratar modificando o reduciendo la actividad causante de este dolor  y con un programa específico de rehabilitación de hombro.

Impingement y rotura parcial del manguito de los rotadores

La rotura parcial del manguito de los rotadores se puede asociar con una inflamación crónica. El tratamiento conservador no quirúrgico consiste en modificar la actividad, ejercicio ligero y ocasionalmente una inyección de cortisona. Este tratamiento suele tener éxito en la mayoría de los casos, pero, si no lo tuviera sería necesario una cirugía en la que se repararía la rotura del manguito de los rotadores.

Rotura total del manguito de los rotadores

Son debidas a impingement, roturas parciales del manguito de los rotadores, levantamiento de mucho peso o caídas. El tratamiento no quirúrgico consistente en modificar la actividad suele ser exitoso en la mayoría de los casos, pero si continuara el dolor sería necesario entrar en quirófano para reparar la rotura del manguito de los rotadores. Las técnicas artroscópicas mínimamente invasivas permiten reparar el manguito de los rotadores, realizar una evaluación de la articulación del hombro y reparar cualquier rotura. Estas técnicas requieren de un programa extenso de rehabilitación postquirúrgico para recuperar el correcto funcionamiento del hombro.

Inestabilidad

Ocurre cuando la cabeza del húmero se sale de su emplazamiento habitual dislocándose. Algunos pacientes tienen inestabilidad crónica, el hombro se disloca saliéndose de su sitio de manera habitual.  Estos pacientes suelen necesitar tratamiento quirúrgico. La cirugía abierta requiere de una hospitalización mientras que la cirugía artroscópica se realiza en régimen ambulatorio. En cualquiera de las dos es necesario un extenso programa de rehabilitación postquirúrgico.

Fractura de clavícula

Son fracturas muy comunes en niños o en personas que se caen de lado golpeándose el hombro. La mayoría de estas fracturas se trata colocando simplemente un cabestrillo. Las fracturas severas requieren de quirófano.

Fractura de la cabeza del húmero

Es el resultado de caídas con el brazo extendido, particularmente en gente mayor y con osteoporosis. Si los fragmentos de la fractura se han desplazado se requerirá cirugía abierta y seguramente reparación con prótesis.

Osteoartritis y artritis reumatoide

Esto puede causar la destrucción de la articulación del hombro y del tejido de alrededor y también degeneración y rotura de la cápsula  del manguito de los rotadores.

La osteoartritis ocurre cuando la superficie articular de la articulación se vuelve fina. La artritis reumatoide  está asociada con inflamación crónica del tejido sinovial que puede provocar la destrucción de el recubrimiento interno de la articulación incluyendo la superficie articular. Se recomienda la sustitución del hombro a pacientes con mucho dolor y un rango de movimiento muy limitado. Las opciones quirúrgicas son el reemplazo de la cabeza del húmero o el reemplazo de toda la articulación.

Tipos de cirugía

Puede que le den la opción de realizar un procedimiento de cirugía artroscópica o de cirugía abierta.

La cirugía artroscópica permite al cirujano observar la articulación por dentro insertando un pequeño instrumento de tamaño semejante a un lápiz, con una pequeña lente y sistema de luz a través de una pequeña incisión. Las imágenes capturadas dentro de la articulación se transmiten a una pantalla de tv permitiendo así al cirujano realizar el diagnóstico. También se pueden insertar otros instrumentos quirúrgicos para poder realizar reparaciones en función de lo que el cirujano visualice y diagnostique a través del artroscopio. La artroscopia se puede realizar en régimen de cirugía ambulatoria sin necesidad de ingreso.

La cirugía abierta puede estar asociada en algunos casos a mejores resultados que la artroscopia, y se puede realizar con incisiones muy pequeñas de pocos centímetros.

La recuperación y rehabilitación está relacionada con el tipo de cirugía realizada en la articulación más que con el tipo de procedimiento abierto o artroscópico.

Posibles complicaciones postquirúrgicas

Siempre hay riesgos con todas las cirugías. Estos incluyen posible infección, daño de estructuras nerviosas o vasos..

Después de la cirugía es normal sentir algo de dolor, y dureza en la zona. Debe estar alerta ante una serie de signos y síntomas que denotan posibles complicaciones:

  • Fiebre después de segundo día de quirófano
  • Dolor o inflamación en aumento
  • Enrojecimiento o calor puede ser síntoma de infección
  • Sangrado inusual

Para prevenir futuros problemas es importante que continúe con un sistema de ejercicios de hombro diario para estirar y fortalecer el hombro.

Ejercicios de hombro

  • Péndulo circular- flexione la cintura hacia delante 90 grados y con un hombro colgado hacia abajo mueva el brazo 10 veces en el sentido del reloj y otras 10 en el sentido contrario. Haga 3 series diarias
  • Flexión de hombro- una las dos manos enfrente de usted y levante los dos brazos hasta la cabeza y bájelos de nuevo a la altura de la cintura manteniendo los codos lo más estirados posible. Repita de 10 a 20 veces. Realice 3 series diarias. Este ejercicio se puede realizar de e o tumbado boca arriba.
  • Rotación de hombro- manteniendo el codo y hombro en su lugar mueva el antebrazo hacia dentro y hacia fuera, repita 10 veces. Realice 3 series diarias
  • Caminar- con el codo recto utilice los dedos para “caminar” en una pared tan alto como sea posible, aguante 10 segundos repita 3 veces. Realice 3 series diarias.
  • Flexión de hombro- levante el brazo apuntando el techo manteniendo los codos rectos mantenga 10 segundos, repita 3 veces. Realice 3 series diarias.
  • Rotación interna del hombro- lleve la mano detrás de la espalda y crúcela hacia el otro lado, repita 10 veces. Realice 3 series diarias.
  • Abducción del hombro- levante el brazo de lado con el codo recto y la palma de la mano hacia abajo. Mantenga 10 segundos. Realice 3 series diarias.
  • Extensión de hombro- póngase de pie con la espalda contra la pared y los brazos estirados en los dos lados. Manteniendo sus codos rectos empuje con los brazos hacia a tras hacia la pared. Mantenga 5 segundos luego relaje, repita 10 veces.
  • Rotación interna del hombro- pónganse de pie en la esquina de una pared o en el marco de una puerta coloque el brazo contra la pared alrededor de la esquina doblando el codo 90 grados, empuje el brazo hacia la pared, mantenga 5 segundos luego relaje. Repita 10 veces
  • Rotación externa del hombro- pónganse de pie de espaldas a la pared, doble el codo 9 grados, empuje con el brazo hacia a pared, mantenga 5 segundos luego relaje. Repita 10 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>